domingo, 3 de septiembre de 2017

Historia y características de la lengua gallega

Inspirada por las espléndidas playas gallegas, la frondosa vegetación de las Fragas do Eume, la espectacularidad de la Fervenza do Belelle y, en general, por la belleza de los paisajes gallegos de los que he podido disfrutar en mis vacaciones, decidí investigar la historia y las características de la lengua gallega.

Lengua gallega
Fragas do Eume

El origen del gallego se remonta a la Edad Media, aunque por aquel entonces formaba una misma lengua con el portugués denominada galaico-portugués y no fue hasta el siglo XIV cuando estos dos idiomas se separaron por razones principalmente políticas.

Al final de la Edad Media, el gallego experimentó una etapa de decadencia conocida como Séculos Oscuros para vivir en el siglo XIX sus años más prósperos gracias a escritores como la famosa Rosalía de Castro. Durante este movimiento, que se conoce como Rexurdimento, se publicaron la primera gramática y el primer diccionario del gallego.

En 1905 se fundó en La Habana la Real Academia Gallega (RAG), que en 1963 estableció el 17 de mayo como el Día de las Letras Gallegas. Se eligió esta fecha porque ese mismo día, en el año 1863, Rosalía de Castro publicó su obra Cantares gallegos.

Lamentablemente, como explica el sociolingüista Henrique Monteagudo, la dictadura franquista arrastró el gallego al abismo. Durante cuarenta años, se prohibió su uso en la vida pública, los medios de comunicación y la escuela. Además, muchos gallegos se vieron obligados a emigrar, especialmente a países de Hispanoamérica como Cuba, Argentina o Uruguay. Por esta razón, como fueron tantos los gallegos que emigraron, en muchos países hispanoamericanos, se emplea el término «gallego» para referirse a todos los españoles, independientemente de la ciudad española de la procedan.

Por suerte, la situación del gallego mejoró de forma esperanzadora cuando se restauró la democracia. A pesar de que hoy en día el número de hablantes no iguala a los que había antes del franquismo, su uso se promueve mediante canales de televisión y emisoras de radio propias, su aprendizaje en el colegio y su uso en la vida pública.

Gallego
Playa Doniños

Es un error afirmar que el gallego es un dialecto del castellano, puesto que es una de las lenguas oficiales de España junto con el catalán, el valenciano, el vasco y el aranés. Otro error común es pensar que el gallego solo se habla en Galicia, ya que también se utiliza en las regiones más occidentales de Asturias, León y Zamora, en algunas zonas de Extremadura y en los países en los que existe emigración gallega, como en Suiza, Alemania o Argentina, tal y como señala la Xunta de Galicia.

En cuanto a las características lingüísticas del gallego, lo más llamativo es su particular entonación y los diminutivos en «-iño», sin embargo, podemos destacar muchas otras. Como su origen es el mismo que el del portugués, ambas lenguas presentan similitudes, por ejemplo, las dos cuentan con siete sonidos vocálicos, aunque el portugués tiene vocales nasales y el gallego no. Otro rasgo fonético singular es que el portugués representa el sonido de la «ñ» con el grupo consonántico «nh», mientras que el gallego diferencia dos sonidos: uno para «nh» y otro para «ñ».

Por otro lado, encontramos que ni el portugués ni el gallego han desarrollado el pretérito perfecto. En lugar de decir «Esta mañana me he levantado a las 9:00», un gallego o un portugués dirían «Esta mañana me levanté a las 9:00».

Tras este análisis, me gustaría concluir diciendo que el gallego no debe menospreciarse, no es ninguna lengua de segunda que solo se hable en aldeas y que no sirva para nada. Al preparar esta entrada, he descubierto que hay muchos más prejuicios en torno al gallego de los que pensaba, incluso hay muchos gallegos que no lo hablan y afirman con convicción que no tiene utilidad y que va a desaparecer. Considero que el bilingüismo es algo maravilloso y las personas bilingües deberían sentirse afortunadas por poder hablar con fluidez dos idiomas, ¿qué más da que sea español e inglés o español y gallego? No hay lenguas de primera categoría ni de segunda, ¿no creéis?

0 comentarios:

Publicar un comentario